Mi hijo sujeta mal el lápiz

Mi hijo sujeta mal el lápiz

En muchas ocasiones nos encontramos con niños que sujetan mal el lápiz. Adoptan posturas que, a la larga, pueden causarles problemas a nivel motor a la vez que comprometen su grafomotricidad.

¿Por qué mi hijo sujeta mal el lápiz?

Las causas de sujetar el lápiz de forma incorrecta pueden ser múltiples. En algunos casos se debe a problemas de lateralidad cruzada (haz clic en el enlace para saber más), a una deficiente coordinación óculo-manual, trastornos en la presión (usarlo muy fuerte o muy flojo), dificultades motrices o simplemente un mal aprendizaje, entre otros.

Cómo enseñar a sujetar el lápiz correctamente.

Existen varios métodos para reeducar el proceso de escritura pero, en todos ellos debemos seguir una premisa general: ENSEÑARLE MEDIANTE EL JUEGO.

Si realizamos este proceso con los más pequeños como si de un juego se tratase, lo motivaremos y le resultará gratificante. De lo contrario, puede recibirse como una crítica, castigo o imposición, obteniendo el resultado contrario.

A continuación os mostramos algunas actividades que podemos realizar para ayudar a los más pequeños en este proceso.

Actividades previas

Primero de todo deberemos mejorar la motricidad fina. En la mayoría de casos se encuentra comprometida y debemos estimular los músculos implicados y favorecer las conexiones nerviosas relacionadas. Para ello podemos realizar actividades como:

  • Hacer bolitas de papel de seda.
  • Moldear plastilina.
  • Hacer pulseras y colares con cuentas.
  • Pintar con los dedos.
  • Cortar con los dedos trocitos de papel de diferentes materiales.
  • Repasar líneas cada vez más finas.
  • Resolver laberintos sin tocas las paredes.
  • Tirar dardos.
  • Repartir cartas.
  • Hacer trenzas a las muñecas.
  • Recrear obras de teatro con personajes pintados en la yema de los dedos.

Mi hijo sujeta mal el lápizMi hijo sujeta mal el lápiz

Actividades específicas

Las actividades específicas tienen el objetivo de crear consciencia sobre la sujeción del lápiz. Para ello, mostraremos formas de sostenerlo de una forma adecuada mediante el modelaje y la conciencia corporal.

Para empezar, deberemos mostrarle cómo debe sujetarlo. Primero lo mantendremos nosotros y le permitiremos que observe y toque nuestra mano para comprender la posición. A continuación, le colocaremos a él o ella le lápiz y le colocaremos los dedos en la posición correcta. Al principio es normal que se le caiga o se le tuerza. Nosotros tendremos que ayudarle a mantenerlo para que pueda reproducir la posición.

Después de esto, habrá llegado el momento de practicar. Podemos ofrecerle colores para empezar con dibujos grandes, caminos a reseguir, actividades de unir puntos o números, laberintos, etc. Nuestra tarea consistirá en vigilar que la mano no cambie de posición, ya que esto le ocurrirá de forma inconsciente. Otra actividad muy útil y divertida para crear consciencia sobre cómo sujetar el lápiz es jugar a los dardos, es decir, lanzarlos contra una diana. Si nos fijamos bien, la posición idónea para cogerlos es exactamente la misma que para coger el lápiz. Se trata de una forma muy entretenida de practicar la posición de los dedos y de mostrarle que es capaz de hacerlo.

Actividades de generalización

Durante los próximos días, lo más probable es que el niño o la niña sujete el lápiz como solía hacerlo. Esto se debe a que, aunque sabe cómo mantenerlo, aún no ha generalizado la posición y le resulta mucho más fácil hacerlo del modo anterior. Para ello proponemos la siguiente actividad:

Se le proporcionará un pequeño objeto (un botón, una pequeña goma de borrar, un muñequito, etc.) que deberá sostener en la mano con la que escribe mientras sujeta el lápiz. Con los dedos meñique y anular, mantendrá el pequeño objeto, y con el resto, el lápiz. Esta situación le obligará a adoptar la posición correcta.

Evidentemente, se trata de una posición algo incómoda y requerirá de algún tiempo para acostumbrarse. Es importante animarles a escribir manteniendo una posición correcta. El refuerzo positivo verba (¡Qué bien lo estás haciendo!) y el reconocimiento de su esfuerzo (“Veo que te estás esforzando mucho para hacer buena letra”) le servirán de apoyo y le motivarán a seguir.

Material complementario

Para ayudarles, existe material ergonómico que favorece la sujeción del lápiz:

Mi hijo sujeta mal el lápiz

Mi hijo sujeta mal el lápiz

 

¿Cuánto tiempo se tarda en cambiar la postura?

Cada niño necesita de un tiempo diferente de adaptación. La fase previa  y la de generalización son las más largas; suelen durar varias semanas hasta su consolidación. Por el contrario, las actividades específicas suelen durar de unos 7 a 10 días.

¿A partir de qué edad podemos realizar estas actividades?

Hasta los 6 años de edad existe margen para desarrollar la lateralidad. Si a partir de esa edad la sujeción de lápiz es incorrecta, podemos poner en práctica estos consejos.

En el apartado de comentarios esperamos vuestras ideas, dudas y sugerencias. Nos vemos en Facebook (@espaciopsicofamiliar) y en Instagram (@espaciopsicofamiliar).

 

 

Share this Post

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  • Responsable Anais Fort
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://espaciopsicofamiliar.es/aviso-legal/.