La importancia del gateo

gatear

 

Cuando un niño empieza a gatear (aproximadamente a los 9 meses)  quiere decir que tiene asumidas una serie de conexiones neuronales. Previamente ha aprendido a darse la vuelta, arrastrarse, etc. El gateo es una etapa del desarrollo que le ayudará a prepararse para las siguientes.

Debemos fomentar el gateo y no impedírselo así que a partir de cierta edad no debemos dejar a los pequeños en los típicos parques o gimnasios ya que estos impiden el movimiento. Para estimular el gateo debemos dejar cosas a su alrededor (juguetes o cosas que le llamen la atención) y permitir que el bebé vaya en su busca.

Gatear es un acto complejo que implica la coordinación de los dos hemisferios cerebrales. El bebé irá experimentando a base de ensayo  y error el gateo y los ajustes posturales. Se relaciona el acto de gatear con la inteligencia puesto que, cuando un bebe gatea, obtiene nueva información a través de todos los sentidos consolidando las bases que posteriormente le ayudarán a manejar el espacio a nivel mental. El movimiento libre proporciona al niño diversos y diferentes problemas que deberá solucionar haciendo uso de su inteligencia.

Beneficios del gateo

Coordinación: se establece el patrón cruzado, utiliza una mano y la pierna contraria para gatear lo cual fomenta la maduración cerebral entre los dos hemisferios.

Desarrolla la visión: el gateo estimula la coordinación óculo-manual y  la percepción espacial.

Conciencia corporal: fomenta la integración de la conciencia corporal, el bebé reconoce su cuerpo y dónde se encuentra respecto a los objetos que tiene alrededor. Aprende a entender el mundo que le rodea conociendo las distancias.

Fortalece el tono muscular: se fortalece el eje de las caderas y hombros, los músculos ganan tono y esto le ayudará posteriormente a la marcha.

Lateralidad: ayuda a consolidar la lateralización y  a la adquisición de destrezas visuales necesarias para el posterior aprendizaje.

Habilidad: puesto que el gateo es en el suelo, ayuda al niño a adquirir habilidades para evitar golpes apoyando las manos correctamente cuando camina.

Autonomía: el gateo proporciona al niño la decisión de desplazarse más o menos lejos de sus padres, así puede explorar  y favorecer la toma de decisiones mediante la independencia física.

Velocidad de procesamiento de la información: estimula el cuerpo calloso y establece conexiones neuronales entre ambos hemisferios cerebrales.

Recordemos que es importante respetar el ritmo de cada niño, no forcemos posiciones o situaciones para las que no están preparados. Sobretodo remarcamos la importancia de no cogerlos por los brazos para que anden porque creemos que ya le toca.

Esperamos vuestras ideas, dudas y sugerencias en el apartado de comentarios. Nos vemos en Facebook (@espacio psicofamiliar) y en Instagram (@espaciopsicofamiliar).

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Anais Fort .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios https://www.one.com/es/info/politica-de-privacidad.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.